La fundación:
Sala de prensa

NOTA INFORMATIVA
Barcelona, 21 de julio de 2020 

 

Recomendaciones de Fundación ACE para el verano

Los expertos aconsejan entornos conocidos y ambientes relajados para convivir con el Alzheimer durante las vacaciones de verano
 

•    Los especialistas insisten en la importancia de mantener una rutina durante el verano, ya que el confinamiento por la COVID-19 ha alterado los hábitos de las personas con Alzheimer

•    Es necesario tomar medidas para evitar la deshidratación y otros problemas de salud derivados de las temperaturas elevadas, según Fundación ACE


 

Visitar entornos conocidos, cuidar la alimentación y la hidratación para evitar golpes de calor y mantener actividades de estimulación cognitiva como leer, pasear o pintar. Estos son algunos de los consejos que los expertos de Fundación ACE - Barcelona Alzheimer Treatment & Research Center han incluido en un decálogo para ayudar a las personas que conviven con la enfermedad de Alzheimer durante las vacaciones de verano.

En esta época del año es habitual que la rutina y los hábitos de muchas familias sufran cambios, pero estas alteraciones pueden afectar directamente a las personas con Alzheimer y a sus cuidadores. Además, en los últimos meses, las rutinas ya se han modificado debido al confinamiento por el COVID-19 y, por tanto, este año hay que tener mucho más presente la importancia de mantener los hábitos.

Por este motivo, en la medida de lo posible, resulta necesario mantener una actividad cognitiva y física diaria, como establecer una serie de pautas o actividades cotidianas y hacer que la persona participe en tareas sencillas como poner la mesa o jugar una partida de dominó. De esta forma se pueden evitar situaciones de ansiedad o estrés generadas por el exceso de estímulos.

Según afirman los especialistas, los entornos conocidos y los ambientes relajados son los más adecuados para que las personas con Alzheimer puedan sentirse cómodas y evitar así las situaciones de peligro y desorientación. Recomiendan, a la vez, que los afectados estén acompañados en todo momento, especialmente en espacios abiertos como la playa.

La subdirectora de la Unidad de Atención Diurna de Fundación ACE, América Morera, sostiene que lo más importante es adaptarse a las necesidades y capacidades específicas de cada persona, y destaca la importancia de que el cuidador o la cuidadora principal también pueda descansar y recuperar fuerzas en este periodo. "No hay que renunciar a las vacaciones, se trata de adaptarse a la nueva situación para que el verano pueda ser un tiempo de descanso y confort para todos", explica Morera.


El peligro de la deshidratación

Las altas temperaturas y el exceso de calor pueden producir una pérdida de líquidos y sales minerales necesarias para el buen funcionamiento de nuestro organismo. Es habitual que las personas con demencia no recuerden cuál es la última vez que han bebido, que tengan menos sensación de sed y que, además, hagan una dieta poco variada. Por otra parte, también es probable que estén expuestas al sol durante más tiempo del recomendado y, por tanto, existe el riesgo de que puedan aparecer deshidratación y golpes de calor.

En este sentido, Natalia Tantinyà, jefa de Enfermería de la Unidad de Atención Diurna de Fundación ACE, insta a los cuidadores y cuidadoras a estar especialmente atentos a las personas con demencia y asegurarse de que mantienen hábitos y rutinas saludables para hacer frente al calor. "Según los hábitos y rutinas diarias de cada persona, hay que asegurar que se toman las medidas adecuadas para prevenir los golpes de calor, como que beban agua de manera habitual, no salir a la calle durante las horas de más calor (como el mediodía o las primeras horas de la tarde), evitar las comidas demasiado calientes y vestir ropa ligera", asegura Tantinyà.

Estas son algunas de las pautas que los profesionales aconsejan seguir para evitar la deshidratación u otros problemas de salud derivados de las temperaturas elevadas. Los signos y síntomas que se pueden detectar en los golpes de calor son el dolor de cabeza y el mareo, la respiración y la frecuencia cardíaca aceleradas o, incluso, alteraciones en el comportamiento.

Por todos estos motivos, en el caso de las personas con demencia, es necesario que sus cuidadores y cuidadoras y su entorno más cercano presten atención a la posible aparición de estos síntomas y, si es necesario, contactar con los servicios sanitarios.


Más información en este enlace.

También te puede interesar ...

Los expertos alertan de la importancia de proteger a las personas con Alzheimer ante la ola de calor

10/07/2019Sala de prensa
Ante la reciente oleada de calor y la llegada del verano, los expertos de Fundación ACE alertan del riesgo que las altas temperaturas suponen para las personas que sufren demencia. 

Categorías