La fundación:
Noticias

Cada año, durante las fiestas de Navidad y de Fin de Año, la mayoría de familias se reúnen para pasar tiempo juntas. Son días de celebraciones, de cambios y es inevitable que afecten a todo el mundo: también a las personas que conviven con la Enfermedad del Alzheimer. En dos semanas se concentran muchos días de fiesta, fechas que, como es lógico, modifican la rutina que, para las personas afectadas de Alzheimer, es tan necesaria.

Desde Fundació ACE queremos ayudar a las familias que tienen a alguien afectado por la demencia a enfocarlo los menús de forma sencilla. Por eso, el objetivo de este decálogo es el de favorecer que el momento de sentarse a la mesa en Navidad sea una experiencia agradable para todos. 

Natàlia Tantinyà, enfermera y responsable higiénico-sanitario de la Unidad de Atención Diurna de la Fundación señala que la alteración de la rutina y los cambios en la conducta alimentaria que pueden padecer las personas con demencia generan dificultades o limitaciones para el paciente y su familia.

Por eso es crucial hacer una buena planificación de los menús y organizar el entorno para favorecer la tranquilidad de la persona afectada.

La textura y el aspecto de los platos son fundamentales pero también es importante:

  1. Servir los alimentos en un ambiente relajado en que la persona afectada se sienta cómoda y protegida. Es importante evitar distracciones, ya que muchos tienen dificultades para concentrarse.
  1. Preparar platos en raciones muy pequeñas y muy troceadas para facilitar la masticación.
  1. Preparar recetas jugosas, teniendo en cuenta el olor y presentación, evitará que el paciente retenga comida en la boca y despertará el deseo de comer.
  1. Siempre que sea posible, mantener una alimentación no triturada, ya que la mezcla de alimentos con la saliva favorece la digestión.
  1. Eliminar las espinas del pescado, que aun siendo un alimento muy adecuado en una dieta blanda, puede causar serios problemas en la deglución si no está libre de raspas.
  1. Incorporar alimentos ricos en fibra y residuos, como legumbres, frutas y verduras, para prevenir el estreñimiento.
  1. Procurar una dieta equilibrada y variada tanto en alimentos como en maneras de cocinar. Aplicar el sistema de raciones, agrupando lo alimentos por sus funciones principales y donde el consumo de un número determinado de éstos asegura una aportación equilibrada de nutrientes. Por ejemplo: 3 raciones de lácteos, 4 raciones de farináceos, 3 raciones de fruta, 2 raciones de verdura, 2 raciones de cárnicos y 3 raciones de grasa.
  1. Utilizar una vajilla, cubertería y mantelería que llame la atención por su colorido y no presente ningún peligro para el comensal. Podemos servir los platos combinado los colores de la vajilla con la de los alimentos para incentivar el interés del paciente. Por ejemplo: un plato de color rojo con arroz blanco, guisantes y huevos fritos.
  1. Asegurarse de que la persona afectada disfruta del momento sin cansarse en exceso. En este sentido, es recomendable preparar platos únicos que contengan el primero y el segundo en uno, por ejemplo: estofado de carne con patatas y verduras.
  1. En la medida de lo posible preservar el horario y las rutinas a la hora de comer ya que facilitará la orientación y proporcionaremos seguridad.

Es importante recordar que la persona con Alzheimer, en el transcurso de la enfermedad pierde capacidades cognitivas pero no emocionales. Es capaz de disfrutar, sentir y sufrir como cualquier otra. Hacerla sentir querida, respetada, ser parte de la familia o del grupo es el mejor regalo que le podemos hacer: unas fiestas que sean tiempo de confort y felicidad para todos.

Tarjeta de Navidad de Fundació ACE.

También te puede interesar ...

El 80% de personas con Alzheimer han sido diagnosticadas por iniciativa de los familiares

20/07/2017Noticias
Según un estudio realizado por Fundación ACE con una muestra de 6.000 personas El 80% de personas con Alzheimer han sido diagnosticadas por iniciat...